¿Qué son los Spyware y Adware?

Los spyware y adware son tipos de software malicioso que se instalan en tu ordenador sin que te des cuenta, con el objetivo de robar tu información y aprovecharse de tus recursos. Sin embargo, ambos funcionan de manera distinta, pero su origen suele ser el mismo: la instalación de software de fuentes poco confiables. Conoce más sobre ellos y cómo protegerte.

¿En qué se diferencian los Spyware y Adware?

Cuando se habla de ciberseguridad y navegación en Internet, dos conceptos salen a la luz constantemente: spyware y adware. Ambos son tipos de software malicioso que infectan los equipos informáticos sin que el usuario se dé cuenta, con el objetivo de vulnerar su información. Sin embargo, tienen modus operandi distintos.
 
El spyware, o software espía, se instala de manera oculta en tu ordenador y se dedica a recopilar tu información privada sin que tú seas consciente de ello. Así, obtiene información muy variada: identificadores de cuentas de correo electrónico, direcciones IP y DNS del ordenador, hábitos de navegación de los usuarios de Internet, etc.
 
Toda esta información es enviada a hackers que la utilizarán para fines maliciosos, desde envío de SPAM hasta la venta de tus datos y estafas por internet.
 
Curiosamente, muchas veces este software es instalado por el propio usuario sin darse cuenta. Es frecuente que los programas descargados por Internet incluyan este tipo de software e incluso lo informen en sus términos y condiciones. El problema es que todos los aceptamos sin leer. Por eso, es importante solo adquirir software original de fuentes confiables. 
 
Por otro lado, el adware es un malware que muestra anuncios en los ordenadores o cambia los resultados de las búsquedas hechas en los navegadores, para que sus creadores ganen dinero con los clics de los usuarios.
 
Los programas de adware pueden, incluso, modificar la página principal del navegador y el motor de búsqueda predeterminado, inyectar resultados falsos en las páginas de búsqueda y anuncios falsos en sitios web legítimos, o activar ventanas emergentes insistentes en el navegador.
 
Otro de los principales problemas es que consumen gran cantidad de recursos del ordenador. Son capaces de volver el sistema muy lento, sin que el usuario entienda a qué se debe. Esto no solo ocasiona dificultades al usuario que desea trabajar o utilizar su computadora, sino que puede reducir la vida útil del equipo debido al uso intensivo que se hace de él. 
 
Puedes darte cuenta de que el equipo está infectado si aparecen avisos pop up, si la página de inicio de tu navegador de Internet no es la que estableciste o si el equipo funciona mucho más lento que de costumbre sin una razón aparente. 
 

¿Cómo protegerte de estos software maliciosos?

  • Instalar software de seguridad. Además de los antivirus, existen programas dedicados exclusivamente a la detección y eliminación de malware, como Kaspersky o Bitdefender. Es una buena inversión pues protegerás tu información, privacidad, performance y la vida útil de tu equipo.
  • Realizar descargas de sitios oficiales. Nunca instales software de webs dudosas o que promuevan la piratería. Estas descargas suelen incluir adwares y spywares. Además, lee siempre los términos y condiciones de un software antes de la instalación.
  • Tener cuidado al momento de instalar algo. Rechaza la instalación de complementos y software que no necesites. Esto evitará que el spyware se instale por error o descuido. También es aconsejable ser selectivo con el software y prestar atención al proceso de instalación, especialmente a las casillas que están marcadas.
^